¿Acaso importa?

No es abuso es violación, dicen los carteles y los cánticos llenos de indignación. No es abuso es violación, dicen, como si importara. Yo sé que no, porque a la víctima no le importa sí hubo violencia o no. La víctima está rota tanto si hay penetración como si no.

Da igual si no hay violencia, porque siempre hay miedo, vergüenza y culpa. Siempre quedan cicatrices que no se borran con el tiempo. Así que no me digas que importa menos si no me resisti. No me digas que si no lo recuerdo, duele menos, porque lo hace igual. Quizás hasta más, porque en cada relato me veo a mí, juntando los retazos de otras historias con la mía, intentando rellenar los huecos perdidos. Porque olvidamos por una razón, pero eso no lo hace más fácil.

No me digas no es abuso es violación, porque con eso me dices que cuando es abuso importa menos. No desprecies nuestro dolor, busca el cambio de verdad. Donde el castigo sea proporcional al daño. No importa si es abuso o violación, porque ambas tenemos las mismas cicatrices.




Os dejo el enlace del grupo de ayuda mutua para supervivientes ASIS