Otredad vs Alteridad

La primera vez que escuche la palabra otredad fue el año pasado, en clase de contexto de la integración social. Una clase que pese al engorro que fue cambiar de profesor tres veces disfruté mucho. Tanto que estando en una fase de depresión mayor era la única que intentaba no faltar. 

Otro día hablaré de como es vivir con un trastorno mental, como son la ansiedad o la depresión. Pero hoy me gustaría hablar de ese sentimiento de no pertenencia y la necesidad que tenemos las personas de señalar al otro. La otredad y la alteridad son sinónimos para la RAE que lo define con algo tan sencillo como "la condición de ser otro" pero diferentes en la antropología y lo social. 

Otredad

Cuando nos referimos a una persona individual entendemos que esta separada o ajena de un grupo, ya sea porque no tenga el sentimiento de pertenencia o  porque algo en su condición lo separe del mismo. Haciendo que sea una persona solitaria, que no se involucra en la sociedad. La otredad por sí misma no es algo malo, simplemente es ser otro. El problema viene cuando la sociedad exige unos estándares comunes, que el otro no puede cumplir. 

También está la otredad de una comunidad o grupo de personas: como bien pueden ser los nativos americanos cuando los españoles los colonizaron. Para los colonos ellos eran el otro, los que tenían que cambiar porque estaban subdesarrollados para su otredad. Pero para los nativos americanos los colonos eran los otros y al final todos sabemos como acabaron. El otro más fuerte se impone al otro más débil. Donde normalmente la cantidad es lo que marca la diferencia. En este caso más que la cantidad era fuerza y organización. 

Para entender este concepto no hace falta irnos tan lejos en el tiempo, hoy en día por ejemplo el otro es una persona con una orientación sexual o de género diferente a la estándar: como son ser cisgénero y heterosexual. Pero la otredad evoluciona a medida que lo hace la sociedad y lo que hoy es el común, mañana te convierte en el otro. Algo tan simple como lo que comemos, antes comer carne era lo común y ahora cada vez hay más alternativas que hacen que ya no lo sea. 

Lo curioso de la otredad es que siempre señalamos al que es diferente a nosotros como el que se equivoca, si yo soy vegetariana, tu que comes carne lo haces mal y viceversa. Se suele decir "lo entiendo pero no lo comparto" ¿que tal si respetamos?. ¿Que tal si escuchamos? quizás no lo compartas, pero al final lo comprendas y lo respetes.  

Me he pasado la vida intentando encajar, ser normal o suficientemente diferente para encajar en grupos de "otros" pero nunca he sido ni lo bastante diferente ni lo bastante normal para encajar o sentir de verdad ese sentimiento de pertenencia que tienen otros. Me he machacado intentando llegar a donde llega la gente normal y me he rendido más veces de las que me gusta admitir. He rechazado la ayuda que me ofrecían por ser la otra: la pobrecita discapacitada, la pobrecita de la familia desestructurada. Porque en contadas ocasiones he sentido que esa ayuda viniera acompañada con la comprensión y el respeto que merecía que merecemos todos. Porque el otro no quiere compasión si no comprensión. No quiere ser igual si no ser respetado aún con sus diferencias. 

Alteridad 

La palabra alteridad lo que busca es mostrar una manera de ponerse en la perspectiva del "otro" con el fin de conocer sus inquietudes y sus visiones. 

Ayer fui a la biblioteca a buscar información sobre como hacer un ensayo y al no encontrarlo me pase por la sección de psicología. Ahi encontre un libro sobre la transexualidad, el cual cogí para documentarme más para mi libro, donde una de mis protagonistas y algunos secundarios también lo son. Yo soy cisgénero, pero en mi libro quiero que haya un abanico de orientaciones y identidades, como en la vida misma. La cuestión es que al coger el libro me dio miedo que me identificaran como el otro, no iba explicar a la bibliotecaria que eh yo soy cis y no me estoy documentando para un cambio de género. Ese pensamiento, (que por suerte fue momentáneo), no me hizo dejar el libro, pero sí me hizo pensar en la otredad. 

La alteridad y la otredad están ligadas, una solo se centra en la diferencia, la otra busca entenderla y respetarla sin intentar cambiarla. ¿Por qué una persona cis no puede leer literatura LGTBQ+? ¿Por qué enseguida pensamos que nos van a identificar como tal?. Por como entiendo yo la alteridad lo mejor sería que todos, todas, todes nos documentamos sobre el otro. 

Yo soy antitaurina pero entiendo que en mi pueblo de menos de 300 habitantes sobreviven con ello, sin las fiestas patronales nadie iría a un pueblo tan remoto. Nosotros podríamos intentar entender eso y ellos darnos alternativas para que eso que nos hace diferente no sea lo que nos separe. 

Una frase que he encontrado buscando información sobre el tema me ha gustado mucho dice así: 

En un ambiente en que se promueva el concepto de alteridad reinará la integración y se podrán tomar nuevos saberes y conocimientos basados en el conocimiento de las visiones y modos de vista de las demás personas.

Me gustaria cambiar la palabra "integración" por inclusión, ya que integrar es poner lo diferente junto a lo normativo, pero haciendo desaparecer lo que lo hace diferente. La inclusión acepta las diferencias y las respeta sin intentar cambiarlas. 

Espero que cuando termine mi libro, tanto personas del colectivo como fuera de él, lo lean y lo disfruten.