No confíes en extraños

Inauguró este apartado con un texto muy personal. Me vino la inspiración en el Club Cronopios y la verdad es que me ha gustado tanto como me quedo que he decidido grabarlo en audio-video.
Siempre he odiado mi voz pero hay que quitarse los complejos o arrastrarlos, yo prefiero quitarmelos.

Abajo os dejaré el texto escrito. 


No confíes en extraños

Crecí con una familia que me decía cuidado con los extraños, no aceptes regalos de desconocidos. Cuidado con los extraños decían mientras a aquel que llaman hermano, esposo, padre, hijo destroza mi infancia. La mía, la de muchas otras. Que no confían en desconocidos.

Shhh es nuestro secreto, no se lo cuentes a nadie. Además si lo haces te dirán al igual que yo, que las personas que se quieren hacen esto. Es nuestra forma de expresar amor, me dice y yo solo sé que debo cuidarme de no irme con extraños.

Una de cada cinco. Una de cada cinco niñas, la mayoría abusadas en el nombre del amor.

La mayoría nunca lo contaran hasta que sea demasiado tarde, a esa gran mayoría le dirán. ¿El, pero si es muy buena persona? si cuando ve casos así en la televisión grita —se la tendrían que cortar a todos esos hijos de puta, así aprenderán —mientras mi tía dice eso yo me río por no llorar. Sí es muy buena persona.

Tan buena, que hace que una niña de 12 años esconda un cuchillo en su maleta a ver si así consigue que deje de amarla tanto.


No confíes en extraños siguen diciendo mientras aseguran; en mi familia no, en mi familia esto no pasa, a mis hijos no. Eso quizás a otros, pero a ellos no. Yo conozco muy bien con quién me junto. Confío plenamente en ellos. No en mi familia, no. 

Pero oye por si acaso sigue sin confiar en desconocidos no vaya a ser que estos sean como tu familia.


Me gustaría añadir que esto no es una critica hacia mi familia, esto es una problemática social. Nos enseñan a querer a nuestra familia pase lo que pase y nos olvidamos de que al igual que el resto del mundo pueden hacer cosas imperdonables. 

Dejemos de justificar los actos injustificables o negarlos solo por la sangre.