Reseña: La danza de los tulipanes

Sobre el autor

La carrera literaria de Ibon Martín (Donostia, 1976) no empezó en la novela sino en la literatura de viajes. Enamorado del paisaje y la geografía vasca, recorrió durante años todas las sendas de Euskadi y, poco después de terminar sus estudios de periodismo, puso en marcha un proyecto personal en el que recogió más de trescientas rutas que reunió en diversas guías. Sus itinerarios no se limitaban a contar la belleza natural de una hermosa tierra sino que en sus textos latía el deseo de devolver a la vida los vestigios históricos y mitológicos que sus pasos descubrían.

El nacimiento de su primera novela, El valle sin nombre, se produjo de manera natural como modo de mantener ese cordón umbilical con sus raíces. Tras ella llegó la serie de cuatro libros inspirados por el thriller nórdico «Los crímenes del faro», compuesta por las novelas El faro del silencio, La fábrica de las sombras, El último akelarre y La jaula de sal, que se convirtieron en un éxito rotundo.
 

El paisaje continúa siendo uno de los protagonistas indiscutibles en su último trabajo, La danza de los tulipanes, novela que supone la consagración definitiva de un autor que se revela como un narrador excepcional de thriller donde atmósfera, investigación policial y conflictos emocionales se entrelazan con precisión en un final perfecto. 

Sinopsis

Natalia, conocida periodista en Gernika, es arrollada por el tren que cubre la línea de Urdaibai. El conductor de la máquina es su marido. El comisario de la localidad, su amante. La víctima ha sido fijada a la vía con un delicado tulipán entre sus manos. La flor, de un intenso y brillante rojo, es tan hermosa como imposible de encontrar de forma natural en el mes de noviembre. La escena, cuidadosamente preparada, ha sido retransmitida en directo a través de su Facebook. La Unidad Especial de Homicidios de Impacto, con Ane Cestero al frente, tendrá que dar caza a un asesino complejo e inteligente, capaz de rivalizar con los ritmos de la naturaleza que desde siempre han gobernado en Urdaibai.

Sobre el libro

Este libro ha entrado en mi lista de lecturas favoritas. Me gusta mucho la forma de narrar del autor, es muy visual (supongo que es por su experiencia escribiendo literatura de viajes). Es la primera novela que leo de él y repetiré. La historia comienza muy rápida y va haciéndose más calmada. Consigue que te adentres completamente en ella. Los crímenes van sucediéndose bastante seguidos y se nota el estrés de los agentes por atrapar al asesino en serie. La novela tiene saltos temporales que ayudan al lector a respirar. para mí habría sido un ritmo demasiado frenético sin esos saltos, que además ayudan a comprender a los protagonistas. En general los personajes están bien trabajados, consigue darles forma y vida propia. En especial me llamó la atención como cuenta la vida tanto de la inspectora Ane como del asesino, las dos caras de la moneda. Pero Ane no es la única protagonista femenina importante en la Unidad Especial de Homicidios de Impacto. También toca el tema de la violencia de género y me dio la sensación de que estaba bien informado. No usa los típicos clichés, al menos no demasiados (con el thriller siempre cae alguno). 

Dato curioso: busque si era autor o autora; porque el nombre es unisex y su forma de escribir en algunos puntos me parecía femenina. (No, no había visto la foto  del autor). 

Muchas veces odio como retratan a las mujeres en este género y quedé gratamente sorprendida, por su variedad de protagonistas femeninas, ya que en novelas criminales suelen ser o solo víctimas o la poli con comportamiento de hombre y super sexy.  

Hasta aquí la reseña de hoy, espero que os animéis a leerlo si no lo habéis hecho aún. 

Mi nota es un 5/5 

Os dejo el enlace de fnac sale que está rebajado. También lo tenéis en storytel, para los que como yo disfrutáis de los audiolibros.